Mujeres emprendedoras

Reflexión sobre lo que comporta para la mujer emprendedora asumir el reto de querer tener su propia página web y exponerse en Internet.

¿Estás preparada para ser visible al mundo?

«No quiero aparecer mucho en la web. Yo no soy la importante, es mi proyecto».

Es una frase que he escuchado en diferentes ocasiones en mi trabajo de mentoring y como diseñadora de páginas web. Y que creo que no tendría más importancia si no fuese porque siempre se la he escuchado decir a mujeres emprendedoras, nunca a hombres.

Me doy cuenta por experiencia propia de que en muchas ocasiones decidir ser visibles y exponernos nos cuesta más a nosotras que a ellos, y me preocupa que nos pase eso. ¿No os parece que sería bueno que entre nosotras hablásemos más de ello?

Eres mujer emprendedora, diriges tu propio negocio y quieres tener tu página web. Y, sin embargo, sientes miedo a exponerte y a ser visible en Internet. ¿Te suena?

Lo que tu quieres:
  • Atraer más clientes que contraten tus servicios
  • Tener un lugar propio en Internet
  • Que te conozcan, ser más visible
  • Crear comunidad
Lo que sientes:
  • Hay profesionales con más experiencia que yo. ¿Estaré a la altura?
  • ¿Por qué van a elegirme a mi?
  • ¿Y si no gusto?
  • ¿Qué van a decir si digo esto u o lo otro en mi web?
  • ¿Y si resulta que mi proyecto provoca rechazos y prejuicios?
  • ¿Estoy preparada para asumir el riesgo de ser visible?
  • Etc.
Lo que posiblemente te pasa:
  • No acabas de sentirte plenamente libre para mostrarte en Internet.
  • Sientes cierto pudor ante el hecho de tener que expresar tus puntos de vista en tu blog o redes sociales.
  • Te da vergüenza grabar videos para tu canal de YouTube.
  • Aplazas decisiones importantes que tienen que ver con tu imagen personal como, por ejemplo, hacer el reportaje de fotos profesionales para tu web.
  • Siempre encuentras alguna excusa para atrasar la fecha de publicación de tu web, aunque sabes que ya está lista para ser vista.
  • Te asalta un ímpetu perfeccionista conforme avanza el diseño de tu web, y a pesar de tener claro el enfoque y contenido, no dejas de proponer mil cambios y te cuesta acotar.
  • Te bloqueas antes incluso de preparar los textos o definir los servicios que aparecerán en la web.
  • Etc.

¿Por qué tengo la impresión de que ellos, a diferencia de nosotras, no sienten tantos impedimentos ante el hecho de exponerse y visibilizar lo que hacen en Internet?

¿Por qué me parece que las mujeres nos sentimos menos libres y siempre petamos por algún lado: con dudas, miedos, autoexigencias, temor al famoso «qué dirán», con autosabotajes tipo «síndrome de la impostora», etc.?

“La forma más común de renunciar al poder es pensando que no lo tenemos”.

Alice Walker · Premio Pulitzer y autora de «El color púrpura»

Este post está dedicado a todas las mujeres emprendedoras dispuestas a conectar con su esencia y su naturaleza intuitiva y que trabajan por dar visibilidad a sus proyectos, las que deciden atreverse a exponerse en femenino y tener su propia voz (blog, web, podcast, etc.) en Internet.

A todas esas mujeres que, con su ejemplo, inspiran a otras mujeres terapeutas y coaches emprendedoras y que comparten la misma visión: mostrarse en femenino, con auténtica naturalidad.

El reto de exponerse en femenino

Querer tener una página web es parecido a querer encontrar tu lugar en el mundo. Es un proceso que se vive intensamente, que sirve para analizar y evaluar todos los aspectos del proyecto, y también para valorar el grado de coherencia que hay entre el lado profesional y el personal.

Y como sucede en cualquier proceso personal de apertura, de cambio y de exponerse a algo nuevo, trabajar en la construcción de la propia web genera continuamente preguntas y reflexiones profundas.

¿Por qué surge en las mujeres emprendedoras el temor a exponerse en femenino?

El temor a que te vean, a que te conozcan personas a quienes tú no conoces y a que te juzguen y opinen sobre ti, tiene que ver con lo poco acostumbradas que estamos a mostrar nuestra valentía, esa parte salvaje e intuitiva que tiene toda mujer, pero también deriva de la protección con la que nos educaron de niñas. Creo que tiene que ver con estar amaestradas.

Recuerdo que leyendo el libro “Bruja. Despertar el poder ancestral de las mujeres.”, de Lisa Lister, me llamó la atención saber que antiguamente las mujeres estaban unidas y se cuidaban y apoyaban entre ellas, pero que todo eso cambió a raíz de la Inquisición y de la caza de brujas. Entonces las mujeres empezaron a traicionarse (incluso entre madres e hijas) y a ponerse en contra unas de otras. Y todo ello a causa del miedo y por pura supervivencia.

Es decir, llevamos generaciones y generaciones de críticas, juicios, de infravalorarnos, y lo más preocupante, y en donde quiero poner la atención: que todo ese menosprecio y vacío hacia la condición femenina no solo vino impuesto por los hombres, si no que muchas veces también fue ejercido entre nosotras mismas.

Y eso me inquieta y me preocupa como aun hoy en día nos afecta: porque me doy cuenta de que nos inculcaron el miedo, nos amaestraron.

Tal vez sea eso lo que observo en las mujeres emprendedoras que se ven asaltadas por dudas constantes y por una especie de indecisión a publicar su página web. Creo que lo que yo veo en ellas es una especie de naturaleza femenina salvaje, intuitiva e impetuosa en lucha permanente por querer mostrarse con naturalidad, por ‘poder’ ser ellas mismas, libremente.

Lo que veo que sucede en ellas es que una feminidad amaestrada se opone a un poder femenino ancestral, intentando siempre frenar ese ímpetu y esa fuerza natural a través del temor y las dudas.

Va siendo hora de conectar con nuestra fuerza interior, con esa sabiduría e intuición ancestrales… para liberarlas, y ¡darles voz!.

Es hora de elegir exponernos en libertad y de forma natural. Sin miedos, sin juicios, conectadas de nuevo con nosotras y entre nosotras.

De ahora en adelante elijo dirigirme a vosotras así, en femenino

Siento que las mujeres cada vez más buscamos reencontrarnos con ese ímpetu y poder ancestral femenino del que en algún momento nos apartamos y que fue amaestrado bajo esquemas patriarcales.

Por eso, voy a dar un giro en mi manera de dirigirme a ti y a quienes me leéis.

Dejaré de usar el «vosotros» y optaré por el «vosotras», y lo haré por varios motivos:

  • Porque me dirijo a las personas.
  • Porque la mayoría de terapeutas y coaches son mujeres.
  • Porque la mayor parte de los proyectos que desarrollo están liderados por mujeres.
  • Porque soy mujer y me he cansado de seguir esa norma impuesta por el patriarcado que indica que hay que referirse a «todos» en masculino. Confieso que hace años no entendía esta cuestión, no la consideraba, pero ahora siento que ha llegado para mi el momento de poner mi granito de arena al respecto y cambiar mi modo de comunicarme contigo.
  • Y porque siento que así tendré un lenguaje más inclusivo, eso me gusta y ¡me apetece!

Los hombres siempre sois y seréis bienvenidos. Pero si con quienes más interactúo a diario es con vosotras, ¿no es más lógico que conversemos en femenino? simplemente busco ser más coherente conmigo misma.

Si todavía no ha llegado tu momento, pero algo de lo que expongo aquí te resuena, piensa en esto:

  • En Internet también están esas personas que comparten tu visión, por eso es importante que des voz a tus opiniones, valores, etc.
  • Tu mensaje y tu presencia será visible para esas mujeres y futuras clientes tuyas que están buscándote pero que todavía no te conocen. Mostrándote, siendo visible a través de tu web harás que sea más fácil para ellas conectar contigo.
  • Lanzarte a tener tu web te obligará a hacer un ejercicio de autoanálisis que te acercará a observar tu lado personal, además del profesional.
  • Se trata de que conectes con lo intuitivo que hay en ti, con tu naturaleza, con tu parte más poderosa y atrevida, con tu autenticidad.

Gracias por leer este blog y por compartir tu tiempo conmigo.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario sobre tu experiencia o lo que quieras compartir con otras mujeres emprendedoras que, como tú, quieren atreverse y lanzarse a mostrar su labor como terapeutas o coaches. Mujeres que luchan por ser visibles, ellas y sus proyectos.

¿Te sumas a la propuesta? Tu voz se escuchará y tu presencia será percibida de forma más auténtica en Internet si asumes el reto de mostrarte libremente.

¿Cómo diferenciarte del resto de Terapeutas y Coaches?

Conocer nuestras cualidades más auténticas nos ayuda a encontrar aquello que nos diferencia del resto.

Guía de recursos + audio.

FREE

Responsable: Dflyweb, Nadia Flaqué. Finalidad: gestionar el alta a esta suscripción y el envío de mis publicaciones así como correos comerciales. Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp.. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a hola@dflyweb.net. Información Adicional: Puedes ampliar la información en el avisos legal.

6 comentarios
  1. Ana Muñoz
    Ana Muñoz Dice:

    Me ha gustado mucho lo que explicas y compartes Nadia. Me siento también en ese punto de visilizarme como emprendedora mujer y también con la necesidad de encontrar un lenguaje más inclusivo. Probando maneras y viendo cuál es la mía. Un abrazo!

    Responder
    • Nadia
      Nadia Dice:

      Todas tenemos el derecho de equivocarnos, probar, y/o cambiar de maneras y opiniones. Camino se hace al andar ;) Gracias Ana! Felicidades por visibilizarte! Un abrazote

      Responder
  2. Paty
    Paty Dice:

    Hola Nadia!!
    Esta semana me sorprendí al recibir tu mail y quise tomarme el tiempo para re leerlo y visibilizarme con mi comentario!!! Feliz por ello.
    Este año, después de procastinar el inicio de mi página web y exponerme en redes, el sueño de mi parte maga se vio hecho realidad. Pude sentir lo que esta decisión estaba produciendo en mí y el conectarme con aquello que me fortalece, fue el puntapié para lanzarme. Así mi página web está presente como un proyecto hecho conjuntamente con mi familia, siendo ella una de las fuentes de mi fortaleza.
    Siento que las cosas o situaciones que nos pasan no son por nada y espero que esto sea el inicio de poder contactar mujeres con alma emprendedora, amable, vacía de juicios para conformar un espacio de intercambio libre y rico en creativas ideas!!!
    Un cariñoso saludo!!!

    Responder
    • Nadia
      Nadia Dice:

      Felicidades Paty! mucho éxito en tu emprendimiento. Como dices, lo importante es conectarse con lo que nos fortalece, más allá de hacer más o menos, cada una tiene su ritmo y aprendizajes. Un cálido abrado, muchísimas gracias por compartir tu experiencia.

      Responder
  3. gemma
    gemma Dice:

    GUAU!!!! cuanta realidad hay en este texto!!!! gracias por poner «letras» palabras expresiones vamos escribir lo que mi mente ha estado pensando hace 2 días!!!! jajajaja sincronidades?¿!
    en mi caso gracias a tu ímpetu a tu verdad a tu ser, me estas ayudando y acompañando a verme, a tener todas estas reflexiones de manera que cada día me conozco un poco más, autoconocimiento, porque al final que es la vida si no te conoces a ti misma?¿ que camino haces por aquí si no inviertes en ti? en conocerte más a ti? como vas a ayudar a otras mujeres y personas si no sabes ni como ayudarte a ti misma?¿
    seguimos trabajando en nosotras
    GRACIAS MIL

    Responder
    • Nadia
      Nadia Dice:

      Como dicen algunas colaboradoras «terapy-web» jeje Leyéndote conecto con lo valioso del auto-cuidarnos y hacer aquello que nos hace sentir bien. Para ello… consciencia y autoconocimiento, de dentro hacia fuera. Gràcies també a tu! Una forta abraçada

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *