Entradas

Todos nos hemos planteado en alguna ocasión la pregunta de ¿cuánto cobro por mis sesiones?, ya sea porque estés empezando o por eso de que ya toca una revisión de procesos y precios 💶 de nuestros servicios…

En las sesiones que realizamos de supervisión cuando tratamos este tema, los terapeutas y coaches suelen tener dificultades en fijar un precio en el que realmente se sientan satisfech@s. Esto puede ser a diversos motivos:

  • El precio es excesivamente bajo o alto en comparación a lo que se ofrece.
  • Miedo a poner un precio más elevado de la media y no tener clientes.
  • El típico… ¿qué pensarán de mi si pongo un precio «elevado»? ¡si acabo prácticamente de empezar!
  • El rollo de que ser muy solidarios y querer que todo el mundo pueda acceder a la terapia o proceso de Coaching.
  • Poner el precio «estándar» para evitar tener que vender-te (valorar-te).

Sólo con esto ya tienes para un rato de ‘meditación’ 🧘‍♀️ y darte cuenta de si realmente cobras lo que valen tu sesiones o cobras el precio generalizado.  A continuación desarrollo un poco los puntos de arriba, por si te ayuda a tener una visión más amplia sobre posibles mecanismos de evitación que utilizamos y así encontrar el valor real y consciente de tus sesiones.

¿Cuánto valen tus sesiones de #Coaching o #Terapia? Clic para tuitear

El precio es excesivamente bajo o alto en comparación a lo que se ofrece. 🎢

¿Cuánto valen tus sesiones?
¿Cuánto cobras por tus sesiones?

Hay una gran diferencia entre lo que valen tus sesiones y lo que cobras por ellas. ¿Qué crees que valen tus sesiones? Es decir, además de los factores implicados como gastos de sala/espacio de trabajo, autónomos, seguros, … también hay que tener en cuenta, ¿cuánto vale tu tiempo? ¿cuánto has invertido en formaciones? ¿cuánto estás invirtiendo en supervisarte y formación?.

Después de tener en cuenta todos los aspectos a la hora de valorar tu precio/hora, también ten presente si te sientes satisfech@ con el precio que cobras, evita caer en poco o demasiado, ves revisando en tu interior si te sientes en coherencia con lo que valen tus sesiones y lo que cobras.

Miedo a poner un precio más elevado de la media y no tener clientes. 😱

Buh! ¿Y quién dijo que 50€ de por vida es el precio medio? bla bla bla… Sea cual sea tu economía, la de tu cliente puede ser muy diferente. Aún así ten presente tu cliente ideal ¿qué gana al año o al mes? ¿qué sí podría costearse aunque le implique cierto esfuerzo?  A veces hay personas que dicen que no pueden pagar, cuando en realidad lo que tienen son otras prioridades y no quieren hacer el esfuerzo o quitarse de otros gastos para ir a terapia o Coaching, o simplemente no quieren invertir en su bienestar.

Ojo 👁 con esto por que puede ocurrir que te vengan clientes problemáticos, de esos que nunca están contentos o en el fondo no se implican en su propio proceso. Un dicho popular que dice Toni, es: «Si das cacahuetes, vendrán monos.» 🐒 . Te recomiendo que leas luego este artículo «Es el cliente quién hace bueno al servicio«.

Si das cacahuetes, vendrán monos. 🐵

El típico… ¿qué pensarán de mi si pongo un precio elevado? ¡si acabo prácticamente de empezar! 🤷‍♂️

¿Que acabes de empezar significa que tus sesiones son mediocres? ¿No ayuda en nada tu acompañamiento? ¿Haces otras cosas en lugar de atender a tu cliente en la sesión?  Si este es tu caso, busca tu equilibrio interior ese punto en qué estés en coherencia entre lo que ofreces y cobras.  Por ejemplo, puedes hacer unas sesiones de prácticas gratuitas (o por un precio simbólico pactado) y al X num de sesiones volver a negociar el precio. A partir de cuando te sientas segur@ empezar a cobrar lo que deseas a tus nuevos clientes.

Otra opción que suele funcionar es poner el precio por proceso en lugar de ponerlo por la sesión suelta, como si pusieras precio por proyecto aunque en este caso se trata de un proceso personal.

Algo que dijo mi terapeuta y resoné con eso fue «cada persona va al terapeuta que necesita, más allá de lo que haga o cómo». Para mi fue una lección de confianza, es decir, confiar en que mis clientes saben elegir y ellos deciden si quieren que les acompañe en su proceso o no.

Ser muy solidario y querer que todo el mundo pueda acceder a la Terapia o proceso de Coaching. 🌎💚

En serio, ¿no te cansas de escuchar este rollo super-happy-flower?  y mira que yo soy flower-power! 😂

Esto es como las normas de seguridad de un avión… antes de ayudar al otro a ponerse la mascarilla de oxígeno, primero ponte la tuya. Con esto quiero decir… si no tienes suficiente para vivir económicamente ¿cómo vas a ayudar a los demás? porque llegará el día que tengas que plantearte cambiar de trabajo o profesión y entonces de verdad no podrás ayudar como deseas.

¿Si no te cuidas tú, que haces como terapeuta-coach?… practica con el ejemplo que es la mejor manera de ser ‘terapéutico’. Muchos de los que emprendemos un proyecto es porque deseamos un estilo de vida y ser autónomos nos permite esto, como por ejemplo tener más tiempo, o trabajar en horarios adaptados a nuestras necesidades biológicas o de familia… Como emprendedor/a, ¿tienes la calidad de vida que deseas?

Con esto no digo que seas un rancio/a y que no hagas labor solidaria, con esto me refiero a que cobres lo que quieras cobrar y por ejemplo, si alguien lo necesita y te apetece, ofrécele sesiones gratis o pacta un intercambio (encuentra tu manera).

No caigas con «descuentos» u «ofertas» para ser supuestamente más accesible… acompañas a personas, no vendes patatas de oferta.

Poner el precio «estándar» para evitar tener que vender-te (valorar-te). 🙊

Píllate si te vendes con el precio «estándar» de tus sesiones cuando te preguntan por evitar tener que venderte. Revisa si resuenas con esto, si es por falta de auto-valoración o quizá necesites trabajar sobre tu cliente ideal o tu servicio para encontrar un modo en que te sea fácil explicarte y transmitir lo que haces.

Hazte fácil la labor comercial.

Para vender-te de manera más fluida, puedes prepararte un pequeño guión con lo esencial y explicárselo a algún amig@ y que te de feedback. Éste guión puede ser algo corto tipo elevator speech o un poco más elaborado.  La buena noticia es que a no ser que poseas super poderes, se aprende practicando.

Estos son asuntos en que nos hemos ido encontrando en sesiones de acompañamiento a terapeutas y coaches emprendedores, por lo que naturalmente es posible que no te resuene nada de lo comentado anteriormente o si.

Se trata de poner consciencia e ir revisando si estás satisfecho/a con el precio en que te vendes, no hay nada bueno ni malo… si lo crees necesario en cualquier momento puedes poner atención a qué ocurre y buscar de nuevo tu equilibrio y bienestar en este tema. 🙏

¿Quieres que desarrollemos juntos tus productos o servicios?
Si necesitas asesoramiento y trabajar en profundidad tu proyecto. Esto seguro te interesa.

Hoy no te vamos a explicar nada que no sepas, porque eres consciente que una de las mejores cosas que pueden pasarte como profesional es tener clientes satisfechos. Sin embargo, ¿eres consciente también de cómo gestionar de manera efectiva esa relación para hacer crecer tu marca personal?

En tu estrategia para trabajar tu visibilidad como coach o terapeuta, tienes diferentes caminos, y uno de los más importantes resulta que ya lo has recorrido.
Porque que sean tus clientes quienes expliquen tus puntos fuertes y los resultados que han obtenido al trabajar contigo, es algo que no tiene precio.

¡Haber convertido a tus clientes en tus mejores promotores es como lograr la cuadratura del círculo!

Mantener viva la relación con tus clientes, para que te ayude a construir tu marca y reputación. Clic para tuitear

El reto pasa ahora por mantener viva la relación con tus clientes, para que te ayude a construir tu marca y reputación. ¿Has empezado a hacerlo ya?

Aquí tienes algunas ideas, por si aun no has dado el paso:

  • Internet te brinda un mundo de posibilidades para dialogar con tus clientes (fieles y potenciales). Puedes empezar por explicar bien qué haces y cómo lo haces. Compartir tu visión te diferenciará del resto contribuirá a ir creando un mensaje de marca, la tuya. Por cierto, ¿tienes página web? Tener un lugar digital donde mostrar tus servicios y explicar los beneficios de contratarte es ya un requisito si lo que deseas es visibilizar el valor de lo que ofreces.
  • ¿Dialogas en las redes? ¿Cómo suena tu voz? Utiliza tus canales sociales para mostrar tu propuesta de valor, tus servicios, pero sobre todo, para mostrarte tú. Quienes vayan a contratarte querrán saber un poco de ti. Sabes que tanto en el sector del Coaching como en el terapéutico es importantísimo establecer un vínculo de confianza. ¿Por qué no empiezas a crearla en también a través de tus canales sociales? No hace falta que abras perfiles sin ton ni son, solo aquellos en los que sientas que vas a sentirte cómodo/a y donde esté tu público, ese con el que quieres conversar. Tal vez quieras leer después este artículo en el que hablábamos justamente de esto: de estar donde queremos estar.
  • ¿Te gustaría brindar recursos a tu público? Piénsalo, si decides hacerlo estarás aportando mucho valor a tus servicios y estarás, además, trabajando tu marca y reputación de una manera estratégica. Te estamos hablando de tener un blog. De dedicar un tiempo a escribir sobre tu actividad, pues seguramente tus clientes, después de haber trabajado contigo, querrán mantener el contacto y seguirte. ¿Te imaginas lo que puede pasar si saben que tienen la oportunidad de consultar tus ideas y recursos?
  • Una de las mejores maneras que existen hoy para que los lazos de la comunicación sigan vivos ente profesionales y clientes es la lectura. Piensa en el poder de las cartas, antes; y de las newsletters, ahora.
Si necesitas que te ayudemos a desarrollar alguna de las ideas que te proponemos, solo tienes que decírnoslo, estaremos encantados de acompañarte en el proceso de construir tu marca.